sábado, 26 de octubre de 2013

Pronunciamiento de jóvenes feministas en el ENF2013 Guadalajara



Pronunciamiento JOFEN 2013
Sala Comandanta Ramona
Encuentro Nacional Feminista - ENF2013 Guadalajara
26 de octubre de 2013

El día 24 de ocubre de 2013, en la ciudad de Guadalajara, nos reunimos 54 mujeres jóvenes feministas diversas: lesbianas, bisexuales, heterosexuales, indígenas, mujeres afro, trabajadoras, desempleadas, estudiantes, organizadas, de partidos, independientes, de los estados de Hidalgo, Guerrero, Oaxaca, Veracruz, Jalisco, Yucatán, Aguascalientes, Estado de México, DF, Baja California Sur, Chihuahua y Puebla.
Siendo mujeres jóvenes feministas, nos asumimos como sujetas de derecho y de opinión, postulando como categoría política y no como clasificación etaria nuestra condición de jóvenes y dotándola de contenido y de significado en nuestras acciones cotidianas y articulaciones con diversos proyectos y estrategias, transversalizando en todo momento el principio de igualdad sustantiva e incorporando la perspectiva de la pluriculturalidad y la perspectiva de género. Las mujeres jóvenes somos continuamente colocadas en un lugar de vulnerabilidad, en un sistema sustentado por una compleja red de violencias: el patriarcado, el capitalismo, el machismo, la heteronormatividad, el racismo, el despojo y la devastación ambiental, así como el adultocentrismo. Ese lugar se refleja en fenómenos como el hecho de que las mujeres jóvenes mueren por abortos inseguros y son criminalizadas por ejercer su derecho a decidir, así como el feminicidio, la violencia de la guerra contra el narco, el desempleo, el trabajo precario, el matrimonio forzado, entre otros.
En la jornada de trabajo discutimos principalmente cinco temas que consideramos importantes en la agenda feminista y que nos atraviesan como mujeres jóvenes, dichos temas fueron: participación política; medios de comunicación y otras formas de expresión; sexualidad, derechos sexuales y derechos reproductivos; violencia y criminalización; por último educación y trabajo. Ante esto, hacemos las siguientes denuncias y exigencias:
·                     Denunciamos y repudiamos los feminicidios, la violencia feminicida y todas las formas de discriminación y violencia contra las mujeres, tipos de control y coacción sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas que, entre otras nefastas consecuencias, limitan nuestras vidas y obstaculizan de nuestra participación en la vida política.
·                     Demandamos el fin de la impunidad ante los feminicidios y la violencia sexual y que estos se nombren como tal, entendiendo que este tipo de violencia cobra y afecta vidas sobre todo entre las mujeres migrantes, indígenas y en situación de pobreza. 
·                     Exigimos la activación de la alerta de género y la atención inmediata del gobierno a las denuncias realizadas por la sociedad civil mexicana y a la sentencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos con respecto a la violencia feminicida en el país.
·                     Rechazamos el Pacto por México y sus reformas estructurales (educativa, laboral, fiscal, energética) así como todo tipo de iniciativas legales que criminalizan y violentan a las mujeres, jóvenes y niñas, a la protesta y la organización social, tales como el artículo 362 del código penal del Distrito Federal, el protocolo de control de multitudes, el código penal único, la regulación de manifestaciones y las leyes antiaborto.
·                     Denunciamos que las políticas estatales, lejos de contribuir a la integración de las juventudes y a la ampliación de sus posibilidades, a través de sus iniciativas legales y políticas, lo que hacen es profundizar la marginación y criminalización, abonando al juvenicidio y a otros tipos de violencia y desigualdad, que orillan a las y los jóvenes al narcotráfico, actividad que es supuestamente enfrentada por parte del mismo gobierno con una estrategia de militarización que violenta  sistemáticamente los derechos humanos, particularmente de las mujeres y a las juventudes.
·                     Exigimos la autonomía jurídica, administrativa y presupuestal de los Institutos de Mujeres y de Juventud, y demandamos que éstos tengan como ejes de acción las agendas con perspectivas feministas y de juventudes.
·                     Denunciamos  el hostigamiento, la tortura y el terrorismo sexual sistemático que vivimos las mujeres jóvenes en el contexto de la falsa lucha contra el narcotráfico y en la represión de los movimientos y la protesta social, ejecutadas por agentes del Estado.
·                     Repudiamos el asesinato, las detenciones arbitrarias, las desapariciones y el encarcelamiento de las defensoras de derechos humanos y exigimos el esclarecimiento del asesinato de Rocío Mesino y la liberación inmediata de Nestora Salgado, así como de las presas políticas y por aborto clandestino.
·                     Denunciamos enérgicamente la colusión del Estado en la creación y mantenimiento de redes de trata de personas que atentan principalmente contra las mujeres jóvenes, niñas, indígenas y migrantes. Exigimos que las instituciones académicas y gubernamentales generen y publiquen datos y cifras veraces de las desaparecidas de los sectores antes mencionados en las redes de trata, cuyas historias son invisibilizadas en los discursos oficiales.
·                     Denunciamos la violencia institucional manifestada por la desigualdad en el acceso, impartición y administración de justicia en lo respectivo a sectores específicos de la población, tales como: los pueblos originarios, las mujeres jóvenes, las mujeres indígenas y a las personas a las que no se les garantiza su derecho a un debido proceso.
·                     Denunciamos la violencia institucional del sistema de salud que se manifiesta en especial en la falta de acceso a servicios de calidad, en la violencia obstétrica, entre otras, que se acentúa en pueblos originarios. Por lo tanto, exigimos eliminar barreras legales, culturales, lingüísticas y sociales para garantizar el acceso, confidencialidad y trato digno en los servicios de salud para mujeres jóvenes, incluyendo servicios de aborto libre, seguro y gratuito, asimismo respecto a los procesos quirúrgicos y hormonales para la concordancia  sexo-genérica de mujeres trans.
·                     Denunciamos que el tutelaje del cuerpo de mujeres jóvenes menores de edad atenta contra la autonomía sobre sus propios cuerpos.
·                     Repudiamos la creciente criminalización del aborto y del derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y exigimos que se hagan las modificaciones necesarias al código penal federal para que se garantice la interrupción legal e irrestricta del embarazo en todo el territorio nacional.
·                     Exigimos la garantía de información clara y veraz y el abastecimiento y acceso a una amplia gama de anticonceptivos modernos y de calidad, incluyendo el condón femenino y la pastilla de anticoncepción de emergencia, así como de métodos de prevención, detección y atención de ITS sin importar la orientación sexual, la identidad sexo-genérica y la condición serológica.
·                     Insistimos en la diferenciación entre los derechos sexuales y los derechos reproductivos, para su adecuada protección y garantía.
·                     Reivindicamos el derecho al placer y al erotismo en todas las formas de expresión que no atenten contra la integridad o la vida de otras personas.
·                     Demandamos la garantía de una educación integral en sexualidad.  
·                     Nos pronunciamos en contra del matrimonio forzado por ser una violación a los derechos humanos, afectando particularmente a mujeres jóvenes y niñas indígenas.
·                     Denunciamos la monopolización y el androcentrismo de los medios de comunicación masiva como provocadores de contenidos sesgados, violentos y estereotipados y como emisores de descalificaciones del feminismo y de degradación hacia las mujeres.
·                     Denunciamos la naturaleza capitalista de la industria de medios de comunicación que se beneficia económicamente de la explotación de las mujeres.
·                     Instamos a discutir sobre la brecha de género en el acceso y uso de las nuevas tecnologías, así como el acoso, espionaje, censura de activistas y feministas, insistiendo en la urgencia de implementar estrategias de descentralización de los medios, de denuncia de abusos mediáticos y cibernéticos, de seguridad digital y de garantía de la democracia y libre expresión.
·                     Exigimos garantizar el acceso, facilitación y apoyo al deporte, recreación y cultura de manera igualitaria.  
·                     Demandamos seguridad social universal, para establecerla como tema permanente de la agenda feminista.
·                     Exigimos la generación de una fiscalía de atención del acoso y hostigamiento sexual en el espacio laboral y educativo.
·                     Demandamos la generación de fuentes de empleo estables y bien remuneradas, para mujeres jóvenes que nos garanticen una vida digna.
·                     Reclamamos la revisión de la currícula en educación básica, media y superior, en un marco de derechos humanos, bajo el principio de Estado laico, con  perspectiva de género y con un enfoque intercultural, retomando la Declaración Ministerial “PREVENIR CON EDUCACIÓN”.
·                     Exhortamos a reducir el aparato burocrático innecesario y elaborar presupuestos con perspectiva de género que contribuyan a lograr la igualdad sustantiva entre mujeres y hombres.
·                    Derivado de la identificación de estos problemas y de la necesidad de tomar acción para su visibilización y resolución, realizamos una serie de propuestas:
·                     Articular, generar y fortalecer redes de jóvenes feministas a nivel local, nacional y regional.
·                     Recuperar la noción y el ejercicio de la sororidad con el fin de desafiar todas las formas de desigualdad, discriminación y abuso de poder.
·                     Comprometernos en la solidaridad, apoyo y articulación de alianzas con movimientos obreros, sindicales, campesinos, magisteriales, estudiantiles, de defensa de la tierra y del agua, de lucha por la educación laica y gratuita, de las escuelas normales rurales y policías comunitarias.
·                     Reconocer la agenda de las disidencias sexuales como imbricada con la agenda feminista.
·                     Incorporar de manera contundente las demandas de las jóvenes feministas en las agendas de las juventudes y en el movimiento feminista.
·                     Generar campañas creativas y de incidencia real a nivel nacional y local para prevenir, atender, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres.
·                     Participar activamente como mujeres jóvenes feministas en todos los espacios de representación y de toma de decisiones, de forma que la creación y modificación de regulaciones jurídicas se enmarquen en las perspectivas de juventud, de género y de interculturalidad.
·                     Construir de forma colectiva un nuevo modelo de participación política y ciudadana, más democrático y con mecanismos que permitan el acceso plural e incluyente a la vida pública del país, a través de la politización consciente de las juventudes, específicamente de las jóvenes feministas.
·                     Rescatar la educación popular y promover la pedagogía feminista.
·                     Recuperar la memoria histórica de los movimientos de mujeres, así como documentar y difundir acciones actuales.

Al identificar una separación entre el movimiento feminista y el trabajo de base, exhortamos a todas nuestras compañeras feministas a reapropiarnos de las calles y de otros espacios a través de acciones pacíficas, político-artísticas utilizando diversas formas de expresión. Ante esto, proponemos acciones concretas:
·         Veladas por las mujeres asesinadas.
·         En relación a la feminización del trabajo precario proponemos realizar paradas y brigadas informativas nacionales, en el día de las y los trabajadores enfrente de las Secretarías de gobierno e instituciones de atención laboral.
·         Inclusión de consignas y pancartas, que visibilicen la división sexual del trabajo, la desigualdad y los estereotipos de género en manifestaciones públicas de diversa índole.
·         Movilización nacional y acción colectiva de estencil que se reproduzca en los diversos estados, para el 25 de noviembre, “Día Internacional Contra la Violencia Hacia las Mujeres y Niñas”.
·         Fomentar la realización de manifestaciones y marchas feministas, participando en contingentes de jóvenes feministas, para visibilizar nuestras demandas, comenzando por la marcha que se llevará a cabo el 26 de octubre en el marco del Encuentro Nacional Feminista 2013.
·          Reconocer y valorar el uso de los medios de comunicación alternativos y autogestivos, tanto digitales como comunitarios, al considerarles una potente herramienta de activismo feminista para la articulación, difusión y generación de contenidos diversos e incluyentes, así como una amplia diversidad de expresiones.
No podemos dejar de denunciar la organización elitista del ENF, desde las altas cuotas de recuperación que excluyen a las miles de mujeres trabajadoras, campesinas, indígenas, estudiantes, y fundamentalmente jóvenes, quienes son las más vulneradas por el capitalismo patriarcal en decadencia. Hoy se hace una necesidad generar espacios de confluencia amplios, a los que la organización del Encuentro Nacional Feminista se ha negado, poniendo cuota incluso a las reuniones preparatorias.
Denunciamos también el abandono de los espacios públicos, en una clara posición clasista y racista, llevando a las pocas mujeres que pudimos asistir a un símbolo de la explotación capitalista multinacional y del despojo del territorio, como es un hotel de lujo.
Hacemos un llamado enérgico a recuperar las calles y los espacios públicos: los encuentros deben ser masivos, incluyentes y amplios, y para eso es fundamental que sean gratuitos, que se hagan en plazas y escuelas públicas, así como generar espacios para buscar y asegurar la presencia y articulación de todas estas mujeres silenciadas y revictimizadas hoy por un ENF alejado de la lucha, las mujeres y las calles.
Algunas propuestas surgieron desde nuestra categoría política:
·                     Realizar una convocatoria más amplia e incluyente para construir encuentros plurales y diversos.
·                     Ampliar y diversificar la participación en las comisiones organizadoras, con el fin de que el trabajo se reparta y las responsabilidades y decisiones sean distribuidas equitativamente.
·                     Recuperar espacios públicos desde la perspectiva de la lucha feminista para que el ENF sea gratuito e incluyente.
·                     Exigimos garantizar la transparencia en el uso de recursos y la rendición de cuentas en el ENF 2013 y en los sucesivos.
·                     Usar el ENF como espacio para rearticular el movimiento feminista y de mujeres, garantizando la construcción de éste de forma colectiva.
·                     Realizar encuentros anuales locales y nacionales, para garantizar la discusión periódica de las agendas y darle atención a temas emergentes.
·                     Convocamos a una primera reunión preparatoria del Encuentro Nacional Feminista 2014 en febrero, rumbo al 8 de marzo. Para garantizar la diversidad y amplitud en la participación las comisiones de varios estados se pueden enlazar vía presencial y virtual.
·                     Además de los encuentros propios de 2014 y 2015, lanzamos la propuesta de organizar el encuentro de 2016 en Mérida, Yucatán, con el afán de conmemorar el centenario del primer Congreso Nacional Feminista en México.

·                     Exigimos que se reconozca que las jóvenes feministas formamos parte activa y presente del movimiento y rechazamos la apropiación adultocéntrica de los espacios y acciones de este. Nos resistimos a discursos paliativos que simulan inclusión y no nos consideran como luchadoras pares, limitando nuestra autonomía al controlar recursos y procesos que nos corresponden, ya que nos aleja, de la participación y decisión política. 


 




Después de la lectura del pronunciamiento, se quedaron en asamblea