lunes, 25 de noviembre de 2013

La sonrisa de Minerva Mirabal. 25 de noviembre


La sonrisa de Minerva Mirabal. 25 de noviembre





La lucha feminista latinoamericana dio luz al 25 de noviembre
En 2012 la editorial de la revista dominicana Quehaceres publicó la editorial “De Mártires de Salcedo a símbolos mundiales”, en la que se perfila el 25 de noviembre como día de lucha contra la violencia hacia las mujeres. A diferencia del sentido victimizante del nombre con que se conoció el primer aniversario (“Mártires de Salcedo” en 1961), la editorial así como el movimiento feminista han levantado la voz honrando la memoria de las hermanas Mirabal, las Mariposas, dignificándose como mujeres y desarrollando incesantes luchas contra la violencia.
Movimientos de feministas y de mujeres en Nuestra América desde los años 80 del siglo XX nos advierten que la violencia hacia las mujeres no reside sólo en la “doméstica” o “intrafamiliar”, con la que se identifica la política de la ONU que no desea calar hasta la raíz. Desde sus comunidades y colectivas, las feministas y mujeres de Nuestra América vienen denunciando, resistiendo y reflexionando sobre las violencias que genera el neoliberalismo por las guerras, la contrainsurgencia, el despojo de tierras, el desplazamiento forzado, el extractivismo de recursos, los agronegocios, etc., que se traducen en una serie de violencias cotidianas –algunas de ellas como la trata con altos rendimientos económicos, otros como el feminicidio/femicidio, el acoso callejero, los abusos/violaciones sexuales en casa, que están en la ruta del disciplinamiento y desmovilización de las luchas.
Recordar que lo personal es político es también buscar los cauces por donde hemos andado nosotras y nuestras ancestras. Hoy, 25 de noviembre de 2013, reunimos algunas letras de Minerva Mirabal y artículos sobre ella que esbozan el talante de su participación política contra la dictadura, una de las plagas históricas en la que con mayor crudeza se ha expresado la violencia patriarcal de nuestra región.
La selección de artículos “Minerva Mirabal” y “El pensamiento político de Minerva Mirabal”  provienen de la revista Quehaceres del Centro para la Acción Femenina (CIPAF, núm. 2, noviembre de 2010) y del libro biográfico y documental Minerva Mirabal: historia de una heroína de William Galván, 1982. La editorial completa de esta revista se expone al final, después del apartado “Cuba a la vista” con una muy breve referencia a los lazos de los movimientos dominicanos con la revolución cubana y que transcribe el acróstico que Minerva Mirabal le dedicara a Fidel Castro y el Programa Mínimo del Movimiento de Liberación Dominicana (1959) –programa heredero de otros con perfil latinoamericanista que, desde los años 30, se habían ido planteando y/o realizando en nuestra región.



Minerva Mirabal*

“Es posible que haya un divorcio entre el ideal y la realidad, y no puedo dejar de ser una incurable idealista; cuando trato de amoldarme a la realidad me parezco a esos ríos de aguas turbias que no dejan ver el fondo”. La cita de Minerva Mirabal, la impulsora del movimiento político más importante contra la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo, aparece en una carta que dirigió a Manuel Aurelio Tavárez Justo, quien para entonces era su novio, el 14 de diciembre de 1954.
La reflexión resume con gran eficacia lo que era Minerva: una mujer idealista a la que le era imposible renunciar a la lucha por la libertad de su país y por todo lo que entendía justo. Lo contrario, la resignación y la conformidad, eran frascos de veneno para su alma brava y repleta de coraje como pocas en la historia dominicana.
Nació en Ojo de Agua, Salcedo, a las 10:00 de la noche del 13 de marzo de 1926. Era la tercera hija de Enrique Mirabal y Mercedes Reyes, quienes encabezaban una familia dedicada al comercio.
Minerva, siendo apenas una niña, se percató de que algo andaba mal en la sociedad de su época, controlada por el tirano Rafael Leónidas Trujillo Molina. Cuentan sus biógrafos que, antes de cumplir los nueve años de edad, ya la pequeña manifestaba su oposición al régimen imperante, pues en el colegio tuvo un contacto muy estrecho con una compañera huérfana cuyo padre había sido asesinado por la dictadura.
Dedé Miraba narra en su libro “Vivas en su Jardín” que Minerva también recibió influencia de su tío José, quién solía hablarle de la amarga experiencia que vivió cuando sólo tenía 10 años y los invasores norteamericanos incendiaron la vivienda de su madre.
Hizo sus primeros estudios en la escuela de su comunidad natal y luego pasó al Colegio Inmaculada Concepción, de La Vega. Era una adolescente y ya su arrojo y sus ideas políticas, que empezaban a adquirir forma, preocupaban terriblemente a su padre, quien conocía bien el precio que pagaban los atrevidos que intentaban desafiar a Trujillo. Esto lo llevó a interrumpir por un tiempo la formación de su hija, que aún no había concluido el bachillerato. Pero la insistencia de Minerva en volver al colegio fue tal que el padre no tuvo más opción que complacerla.
Minerva Mirabal estaba llena de virtudes. Era una estudiante aventajada, con un talento impresionante y un nivel de formación poco común en su época. Creció enamorada del conocimiento y, desde muy joven, sus intereses se enfocaron en las ciencias sociales y algunas artes como la literatura, la pintura y la escultura En el año 1947, con 20 años de edad, se graduó de bachiller en el área de Filosofía y Letras. En esos momentos la Juventud Democrática y el Partido Socialista Popular, realizaban manifestaciones en las que expresaban un abierto rechazo al régimen. Minerva hizo una gran amistad con Pericles Franco, uno de los miembros más destacado del Partido Socialista Popular, y que probablemente fue quien la puso en contacto con literatura progresista.
Esto afianzó el celo de su padre, quien no le permitió la entrada a la universidad de inmediato por temor a su espíritu antitrujillista. En consecuencia, la joven se dedicó durante un buen tiempo a ayudar en la actividad comercial de la familia y a profundizar en sus conocimientos de política antes de entrar a la Facultad de Derecho de la estatal Universidad de Santo Domingo, en 1952. Para el año 1953 Trujillo, que ya conocía las ideas políticas de Minerva, obstaculizó su inscripción en la universidad y la joven se vio obligada a escribirle una carta para pedir que se le permitiera continuar sus estudios.
Fue en esta etapa donde conoció a Manuel Aurelio (Manolo) Tavárez Justo, un abogado al que quedó unida por un amor entrañable. Más tarde, Manolo se convertiría en uno de los líderes más importantes de ideología antitrujillista y con él compartiría Minerva las inquietudes políticas, las amarguras de la persecución y la inmortalidad que les tenía reservada la historia. La pareja contrajo matrimonio el día 30 de noviembre del año 1955 y procreó dos hijos: Minerva Josefina (Minou) y Manuel Enrique.
En 1957, dos años después de casarse, Minerva se graduó con honores de doctora en derecho, pero Trujillo no permitió que le entregaran la licencia para ejercer. Después de su muerte, en el año 1983, el Consejo Universitario de la UASD le concedió el título de Doctora Summa Cum Laude post-morten.
Su relación estrecha con los opositores del régimen y su liderazgo dentro de estos grupos hacían que el tirano la mantenga constantemente vigilada y bajo investigación. En octubre del año 1949 Trujillo la invitó a una fiesta que ofreció en Villa Borinquen, actividad en la que Minerva no sólo cometió la osadía de despreciar al dictador, quien le había expresado sus intenciones amorosas, sino que también le dejó claro que estaba en desacuerdo con su forma de gobernar y que era su opositora.
Con esta actitud Minerva Mirabal se convirtió en enemiga de Trujillo y, en consecuencia, ella y su padre, que la había acompañado a la fiesta, cayeron como prisioneros de la Dictadura. Este fue el primero de una serie de arrestos abusivos contra la osada muchacha que la llevaron a padecer las torturas más amargas, pero también a demostrar su incomparable arrojo.
Minerva participó activamente en la formación del Movimiento Revolucionario 1J4, cuyo propósito era derrocar al régimen de Trujillo. Su liderazgo dentro de esta organización era tal que a ella se le atribuye haber propiciado el nacimiento del grupo, que logró representación en toda la geografía nacional.
“Las cualidades políticas y psicológicas de Minerva dentro del marco de las condiciones históricas predominantes en la década de 1950, le permitieron ser la principal dirigente de la resistencia interna a la oprobiosa tiranía trujillista”, considera el historiador William Galván en su libro “Minerva Mirabal, historia de una heroína”, considerado como “la investigación histórica más completa” que se ha hecho sobre la vida de esta valiente mujer.
El último arresto que Trujillo ordenó contra ella tuvo lugar el 18 de marzo de 1960. También fueron detenidas su hermana María Teresa, la ingeniera Tomasina Cabral, la doctora Fe Violeta Ortega, Miriam Morales y Asela Morel. Todas ellas amigas de Minerva y participantes de la resistencia clandestina al trujillato. Fueron torturadas en el centro de tortura de La 40 y luego trasladadas a la Penitenciaría Nacional de La Victoria.
En esa ocasión Minerva fue acusada de conspirar contra el Estado y fue condenada a cinco años de prisión en primera instancia y a tres en apelación. No fue hasta el 8 de agosto de 1960 cuando salió del recinto favorecida con la prisión domiciliaria. La medida se debió a que Trujillo había caído en desgracia con la comunidad internacional y buscaba dar la impresión de que el país daba un giro hacia la democracia.
Sin embargo, el 25 de noviembre de 1960, Minerva Mirabal fue asesinada junto a sus hermanas Patria y María Teresa y al chofer Rufino De la Cruz Disla, un valiente que se atrevió a acompañar a las Mirabal en la visita que hicieron a Manolo Tavárez y Leandro Guzmán, que en ese momento estaban prisioneros en la cárcel de Puerto Plata.
Pese a que los sicarios pretendían simular un accidente de tránsito, desde el mismo momento en que llegó la noticia el pueblo supo que se había tratado de un asesinato. Días más tarde, doña Chea, como era conocida la madre de las hermanas Mirabal, fue obligada a formar un documento en el que desmentía la versión de que sus hijas habían muerto producto de la mano criminal del régimen. Con esta infame acción Trujillo sólo logró atizar la ira del pueblo y reducir las escasas posibilidades que tenía de permanecer mucho tiempo más en el poder. Seis meses después del asesinato, el dictador fue ajusticiado. Minerva había predicho que su fuerza no terminaba con su vida: “Si me matan yo sacaré mis brazos de la tumba y seré más fuerte”.
_________

* Artículo tomado de la revista Quehaceres, Centro para la Acción Femenina (CIPAF), Santo Domingo, República Dominicana, Año XXX, Núm. 2, noviembre de 2010, p. 13, http://www.educandoenigualdad.com/IMG/pdf/Quehaceres.pdf





El pensamiento político de Minerva Mirabal

Aunque Minerva dedicaba mucho tiempo a los estudios de las ciencias políticas y a la escritura, es poco el material de su autoría que se conserva -o al menos el que ha salido a la luz pública- sobre su visión política. Probablemente esto se debe al clima político de la dictadura y a la vigilancia y la persecución a que fue sometida desde 1949, cuando fue apresada por primera vez.
Los siguientes textos, de un valor incalculable, dan una idea de la dimensión histórica de esta mujer que fue el espíritu del Movimiento 14 de Junio (1J4), el más importante que tuvo lugar contra el régimen de Trujillo.

“Fue a partir del triunfo de los guerrilleros cubanos que los esposos Tavárez-Mirabal se plantearon la ingente tarea de promover una organización nacional. En medio de la euforia, en una comida en casa de Guido D´Alessandro, sobrino de Tavárez Justo, el día 6 de enero de 1959, Minerva Mirabal expresó: “Si en Cuba y Venezuela han podido tumbar las dictaduras, ¿por qué los dominicanos no nos podemos organizar y luchar contra Trujillo y tumbarlo?”. De inmediato, por encima de la alarma de la esposa de D´Alessandro, procedieron a hacer un recuento de antitrujillistas conocidos, sacando el balance de que efectivamente era factible comenzar”. Roberto Cassá, fragmento de “Los Orígenes del Movimiento 14 de Junio”.

.:.

“Ahora bien, lo más admirable y heroico en Minerva radicaba en que su motivación era contraria a la que tenía la mayoría de los dominicanos para luchar contra Trujillo. El grueso defendía intereses económicos particulares de clases; sin embargo, el norte de la lucha de Minerva era otro; porque oportunidades y medios había tenido y aun le sobraban para mantener una situación privilegiada… Sin embargo la alternativa que había elegido Minerva desde antes de las invasiones, a la luz de los nuevos acontecimientos, se presentaba como una opción cada vez más justa e históricamente necesaria. Se tornaba valedera para mayor número de dominicanos… Su lucha tenía motivaciones político-ideológicas claramente establecidas, a partir del influjo que ejercían las ideas políticas revolucionarias en la región del Caribe a raíz del triunfo de la revolución cubana.
A esta conciencia política de Minerva había que agregarle los elementos morales que se derivaban de su educación doméstica y de su educación formal en el colegio de las monjas, que le conformaban una conciencia moral elevada. Tenía muy desarrollada su conciencia estética, lo que reflejaba en su dedicación a la pintura, la escultura, la poesía, el teatro y otras facetas del arte. Y ni hablar de los elementos jurídicos y filosóficos que se habían desarrollado en ella. Esta conformación de la ideología de Minerva explicaba el desprecio que tenía por los bienes materiales, su desprendimiento y –sobre todo-su grado de dignidad y solidaridad humanas”. William Galván, extracto del libro “Minerva Mirabal, historia de una heroína”. William Galván, extracto del libro “Minerva Mirabal, historia de una heroína”.

.:.

“Los testimonios recogidos coinciden en afirmar que mientras estuvo en La Victoria, Minerva era una de las presidiarias más solidarias y optimistas de los que se encontraban allí. Se preocupaba por llevar aliento, alegría y vitalidad a quienes se encontraban desanimados y tristes. Solía saludar cada nuevo día contando himnos y canciones, y sus piezas preferidas eran Las Mañanitas y el Himno Nacional dominicano. Vale decir que no se amilanaba ante el peso de las difíciles condiciones materiales que le afectaban”.
En los textos que leíamos en la década de los años 50 se hablaba del papel de la personalidad en la historia, atribuyendo a ciertas figuras la capacidad de catalizar y conducir las ansias populares. Minerva Mirabal era de esas mentalidades en las que los propósitos se convierten en metas y avanzan hacia éstas por sendas de escollos y de corajes.
…Con cierta reiteración se ha señalado que la belleza física de las muchachas atrajo hacia ellas la mirada de muchos y la maléfica aspiración del dictador. Se conocen los roces y los incidentes entre Trujillo y Minerva pero yo pienso que lo esencial en esta historia es que “el Jefe” reconocía en Minerva Mirabal las condiciones de una lideresa, de una mujer que podía y sabía organizar y cuyos amores patrios la proyectaban con potencialidades para el enfrentamiento más allá de las palabras y de la distancia en un baile.
…Es obvio que, cuando ocurrió todo lo que ocurrió, cuando Minerva fue creciendo en su dimensión de lideresa y de puntal de rebeldías propias y ajenas, yo sentí, día con día, en aquellos tiempos de avatares tremendos, de noticias amenazantes, de angustias familiares y políticas, cómo se magnificaba mi capacidad para calibrar sus méritos, para reconocer en ella a la mujer capaz de entregarse con todas sus posibilidades a la lucha; y de desafiar con absoluta serenidad las iras más temibles.
…Cuando pienso en la Minerva que yo conocí, en la que fue mi cuñada, en aquella mujer que llenaba con su presencia no sólo los jardines de la casa de Salcedo en los días de encuentros familiares, sino también la galera del presidio donde ella y María Teresa apuntalaron firmezas, juntaron sensibilidades y llenaron de compañerismo los días peores, no encuentro una palabra mejor para su talla que el concepto coraje.
…Evocarla en medio de las sombras que generan los años y de las emociones que nunca me abandonan, la veo crecida en su grandeza. Descollante. Plena. Multiplicada en sus corajes…” Leandro Guzmán, fragmento del artículo Doña Coraje Mirabal, publicado en su libro “1J4 De Espigas y de Fuegos”.

.:.

“A medida que yo he ido poniéndome en contacto con lo que fue mi madre, mi sorpresa lo que hace es crecer. Porque todavía hoy tú piensas lo que es crecer en Salcedo, en Ojo de Agua, que apenas hoy tiene luz eléctrica, teléfono, acceso a los medios informativos… uno siente que sería difícil alcanzar un nivel cultural similar al que logró ella tener, un deseo de superación, eso me sigue asombrando mucho. Simplemente te llevan a entenderla como una persona extraordinaria, aunque a mí como su hija me sea feo decirlo. En su medio, en su género, en su tiempo, tengo que pensarla así, porque si no ¿cómo me lo explico?”. Minou Tavárez Mirabal, hija de Minerva Mirabal y Manolo Tavárez, en una entrevista publicada por Quehaceres en 1995.

.:.

Estaba tomando café en mi oficina cuando entró Minerva Mirabal. Era una mujer alta, espigada, con pelo negro y corto. Era joven y hermosísima. Su figura atrayente entró erguida, desafiante y en su expresión podía leerse el disgusto y el coraje. Su actitud superaba en mucho a la mayoría de los hombres arrestados que yo había visto desfilar por allí. Unos entraban con la cabeza baja, como arrepentidos; otros implorantes y plañideros, preocupados o abatidos”. Declaraciones de Víctor Alicinio Peña Rivera, jefe del Servicio de Inteligencia Militar en la Fortaleza de San Luis, en Santiago, quien recibió directamente de Trujillo la orden de asesinar a las Mirabal.

.:.

“Entonces, en mi desesperación, me entró una hiperactividad, como si disponiendo cosas pudiera negar lo que mi instinto me avisaba. Para cuando llegamos a Salcedo, a la Policía, ya no quedaban dudas. Jaimito se bajó de la camioneta y me dijo que lo esperáramos, pero yo no me aguanté. Cuando lo alcancé tenía en sus manos un telegrama y me pidió: “Dedé, por favor, no lo leas”. Se lo arrebaté y leí en voz alta: “Murieron en el accidente Patria Mirabal, María Teresa Mirabal, Rufino de la Cruz y otra no identificada”. Minerva. No se atrevieron a escribir Minerva Mirabal.” Fragmento de “Vivas en su Jardín”, las memorias de Dedé Mirabal.

_________

* Artículo tomado de la revista Quehaceres, Centro para la Acción Femenina (CIPAF), Santo Domingo, República Dominicana, Año XXX, Núm. 2, noviembre de 2010, p. 16, http://www.educandoenigualdad.com/IMG/pdf/Quehaceres.pdf




Cuba a la vista
Sin fecha ni lugar precisos, detrás de una tarjeta navideña con la imagen de la Virgen de las Mercedes, Minerva escribió este acróstico al revolucionario cubano Fidel Castro Ruz, de quien muy probablemente conoció su discurso “La historia me absolverá” (pronunciado en el juicio del Moncada, el 16 de octubre de 1953). La relación de las Mariposas con Cuba fue cercana, conocieron el triunfo de la revolución hermana en enero de 1959 y las actividades que su movimiento, el Movimiento Revolucionario 14 de Junio, desarrollaba en Cuba. Sería también en la isla vecina donde se constituiría el Movimiento de Liberación Dominicana (MLD) en marzo de 1959 -con la participación de la Unión Patriótica Dominicana de Venezuela (UPD), el Frente Unido Dominicano de Cuba, el Frente Unido Dominicano de Puerto Rico, el Frente Unido Dominicano de Nueva York, el Partido Socialista Popular (PSP) y la Unión Patriótica Dominicana de Estados Unidos-, que saldría a la luz con los lineamientos políticos asentados en su Programa Mínimo.


FIDEL CASTRO RUZ*

Fidel tú eres la esperanza en esta atribulada tierra quísqueyana.
Iluminaste nuestra interminable noche.
De su apatía las masas han sido despertadas.
El dolor y la muerte y la miseria estremecieron
Los ecos del humanismo y de tu "fe" martiana.

Cuando en vano intenta el despreciable déspota
Ahogar los vítores del oprimido pueblo que hacia Cuba su
Cariño agiganta
Se estrellan inútilmente sus afanes
Tú eres símbolo que unifica nuestras patrias hermanas
Réplica sublime de Hatuey y Máximo Gómez
Obra el milagro de realizar la identidad histórica de nuestros ideales.

Revolución de América de la que eres escudo.
Un renacer de pueblos coronará tu lucha y América
Zarpará por la ruta de un glorioso futuro!

MINERVA MIRABAL

------
* Acróstico de Minerva Mirabal, tomado de William Galván, Minerva Mirabal: historia de una heroína, Editora de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Colección Historia y sociedad núm. 56, 1982, p. 203 [Libro disponible en: http://inabima.gob.do/descargas/bibliotecaFAIL/Autores%20Dominicanos/
William%20Galvan/William%20Galvan%20-%20Minerva%20Mirabal.%20Historia%20de%20una%20heroina.pdf
]




Movimiento de Liberación Dominicana
PROGRAMA MÍNIMO DE RESCATE DE LA NACIÓN DOMINICANA*

1.—En el Aspecto Político.

b)—Establecer un gobierno democrático que en un período máximo de dos años ponga en marcha el Programa Mínimo y cree las condiciones necesarias para que el pueblo dominicano pueda ejercer libremente sus derechos políticos y sociales.
c)—Convocar dentro de un término prudencial una Asamblea Constituyente, elegida por medio del sufragio universal, directo y secreto, encargada de elaborar la nueva Constitución de la República, con sujeción a los principios que rigen la concepción de la organización democrática del Estado, e inspirada en los postulados de la justicia económica y social.
d)—Derogar toda la legislación anti-democrática.


II - En el Aspecto Social.

a)—Implantar una amplia Reforma Agraria, que garantice al campesino la posesión de la tierra y le otorgue el derecho de propiedad correspondiente en la proporción que determine la ley, de acuerdo con el principio que establece la función social de la propiedad.
b)—Reformar la “Ley de Tierras”, y depurar todos los títulos definitivos otorgados por el Tribunal de Tierras, que se obtuvieron por fraude o violencia.
c)—Garantizar la libre organización de la clase obrera y campesina como medio de defensa de sus intereses y reconocer el derecho de huelga como instrumento de lucha del proletariado.
d)—Iniciar una efectiva campaña de alfabetización y reformar integralmente la enseñanza a fin de que la nueva escuela, desde la primaria hasta la universitaria, sea la forjadora, de una conciencia nacional avanzada y libre que contribuya a darle impulso a los reclamos y derechos del pueblo.
e)—Establecer un amplio sistema de seguridad social que ampare a la niñez, la ancianidad y el desempleo y ofrezca los servicios imprescindibles para la protección de la salud y una vivienda adecuada.


III.—En el Aspecto Económico.

a)—Impulsar la economía en sus múltiples aspectos, fomentando el desarrollo del mercado interno y el poder adquisitivo de la masa popular.
b)—Desarrollar y proteger la industria nacional, mediante las instituciones de crédito que organice el Gobierno y a través de las medidas legales que se dicten a ese fin.
c)—Expropiar en favor del Estado todas las industrias y propiedades adquiridas por el presidente, su familia u otros personajes al amparo del poder, y reintegrar a sus legítimos dueños aquellas que hayan sido objeto de despojo.
d)—Revisar todas las concesiones hechas en favor de capitales nacionales o extranjeros que sean lesivas al interés nacional.
e)—Reformar el sistema tributario, aboliendo los impuestos anti-populares e innecesarios para el sostenimiento del Estado.
f)—Desarrollar una política económica tendiente a asegurar posibilidades de trabajo a toda la población laboral.


En el Aspecto Internacional

a)—Respaldar el ejercicio continental de la democracia representativa y el sistema de convivencia pacífica y de mutua ayuda, especialmente entre los países del Caribe y Centroamérica.
b) —Fomentar las mejores relaciones con los demás pueblos, basadas en la comprensión y el mutuo respeto que inspira la igualdad jurídica de los estados y la libre determinación de los pueblos.

* Programa emanado del Congreso de Constitución del Movimiento de Liberación Dominicana, efectuado en Cuba, en marzo de 1959. Entre otras fuentes, puede leerse en el libro de William Galván, Minerva Mirabal: historia de una heroína, Editora de la Universidad Autónoma de Santo Domingo (UASD), Colección Historia y sociedad núm. 56, 1982, pp. 255-257 [Libro disponible en: http://inabima.gob.do/descargas/bibliotecaFAIL/Autores%20Dominicanos/
William%20Galvan/William%20Galvan%20-%20Minerva%20Mirabal.%20Historia%20de%20una%20heroina.pdf
]



Editorial de la revista Quehaceres
De Mártires de Salcedo a símbolos mundiales*

El 25 de noviembre de 1961, el IJ4, órgano del Movimiento Revolucionario 14 de Junio, liderado por Manolo Tavárez, puso a circular una edición especial dedicada al asesinato de las hermanas Mirabal, acaecido un año antes, en 1960, en plena vorágine de terror de la dictadura trujillista. “Las Mártires de Salcedo”, titulaba el IJ4 la portada de esta edición histórica que, por primera vez, puso en manos de la población dominicana un recuento de la vida, la persecución y el vil asesinato contra Patria, Minerva y María Teresa Mirabal Reyes.
Sus muertes y la de Rufino de la Cruz, quien las acompañaba, sacudió la conciencia nacional y marcó el derrumbe definitivo de la dictadura.
Al cumplirse los 50 años desde este crimen, la revista Quehaceres levanta su voz para honrar la memoria de las hermanas Mirabal, ya no como las Mártires de Salcedo, sino como lo que ellas representan ahora: El símbolo global de la lucha frente a una de las más terribles plagas de la humanidad: La violencia en contra de las mujeres.
Desde que en 1981, durante el primer Encuentro Feminista Latinoamericano y del Caribe, la delegación dominicana propusiera el 25 de noviembre como un día para visibilizar y denunciar las múltiples formas de violencia que sufren las mujeres en la sociedad patriarcal y machista, sus nombres, sus luchas y sus dolorosas muertes han ganado un lugar en el corazón de personas que, en todo el mundo, levantan banderas de paz, democracia y justicia social.
La resolución de las Naciones Unidas que consagra el 25 de noviembre como Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer, aprobada en Asamblea General el 17 de septiembre de 1999, no hizo más que “oficializar” una fecha que desde hacía tiempo formaba parte de la agenda mundial del movimiento feminista y de mujeres.
A 50 años del asesinato de las hermanas Mirabal [51 en 2013] y a once de la emisión de esta resolución [12 en 2013], permanecen los modelos de subordinación patriarcal y los altos índices de violencia contra la mujer. En el caso dominicano, las estadísticas arrojan que entre enero y agosto de este año, 148 mujeres murieron como resultado de la violencia machista.
Datos recientes confirman que la violencia contra la mujer es la más extendida de las formas de violencia en nuestro país. A pesar de su magnitud y de la sistemática labor de denuncia de las organizaciones feministas, este tipo de violencia continúa invisible para la mayoría de la población, que clama indignada por la “inseguridad de las calles” pero se hace ciega y sorda frente a la violencia puertas adentros. 50 años después de la partida de las Mirabal, el modelo de mujeres que ellas representan, aún asombra. Ser como ellas es todavía una tarea que resulta difícil para la mayoría de las dominicanas.
Medio siglo después y cada día más, descubrimos nuevas facetas en la corta trayectoria de vida de las Mirabal que nos llenan de admiración y asombro. También reconocemos en Dedé, la hermana sobreviviente, la heroicidad no sólo de sobrevivir y cuidar de sus hijos y de los de sus hermanas, sino también de conservarlas “Vivas en su jardín”, para que en nuestro país y el mundo, al rememorar la horrenda violencia que tronchó sus jóvenes vidas, crezca, cada vez con más fuerza el clamor por una cultura de paz:
!!Ni una muerta más!!!

_________

* Revista Quehaceres, Centro para la Acción Femenina (CIPAF), Santo Domingo, República Dominicana, Año XXX, Núm. 2, noviembre de 2010, p. 13, http://www.educandoenigualdad.com/IMG/pdf/Quehaceres.pdf




Galería








Las fotografías anteriores provienen del libro de William Galván, Minerva Mirabal: historia de una heroína (1982)


----------

Las hermanas Mirabal y Rufino de la Cruz


_______
Hermanas%20Mirabal%20-%20Día%20Internacional%20de%20la%20No%20violencia%20contra%20la%20mujer%20-%20Dominicana%20-%201996%20copia.jpg
Sello postal - Hermanas Mirabal - Día Internacional de la No violencia contra la mujer - Dominicana - 1996


_________

Minerva,%20Patria,%20Ma%20Teresa%20-%2025%20años%20muerte%20hermanas%20Mirabal%20-%20Dominicana%201985%20copia.jpg
Sello postal - Minerva, Patria, Ma Teresa - 25 años muerte hermanas Mirabal - Dominicana 1985

__________